Saltar al contenido

Cómo Hacer Un Termómetro Casero

Son muchas las personas que se preguntan cómo hacer un termómetro casero, sobre todo aquellas que tienen niños en edades escolares en casa ya que este suele ser un experimento y una actividad didáctica que muchos profesores y maestros piden que los pequeños hagan en sus hogares para ayudarlos a desarrollar su inteligencia.

 

En este post te enseñaremos de forma muy sencilla exactamente qué es un termómetro y para qué sirve y además de ello, la forma en la que podrás hacer este sencillo experimento junto a los más pequeños de la casa para que pasen un momento muy divertido y compartan una nueva experiencia.

 

Quizás Te Interese:

 

 

¿ Qué Es Un Termómetro ?


 

Aunque los termómetros son un instrumento muy útil y sencillo que la mayoría de las personas tienen en sus hogares, son muchos los que quieren saber con mayor exactitud qué es un termómetro y para qué sirve ya que los que se encuentran en los hogares generalmente son muy útiles para medir la temperatura corporal, pero ahora hablaremos de ellos desde un nivel más técnico.

 

La palabra termómetro está compuesta por dos vocablos muy claros, en primero lugar encontramos la palabra de origen griego “Thermos”, que significa “caliente” y en segundo lugar la palabra también griega “Metron”, que podemos traducir como “medida”.

 

En palabras más sencillas un termómetro es un instrumento que nos permite medir la temperatura, generalmente están fabricados en vidrio e incluyen una especie de tubo capilar en el que se haya mercurio o cualquier otro material con alto coeficiente de dilatación (los más populares contienen mercurio), este se dilata según la temperatura y así permite que esta sea medida en una escala graduada.

 

Los termómetros tienen múltiples usos según su tipo,sin embargo son 2 los más populares, en primer lugar tenemos los termómetros que se utilizan en la producción industrial, estos deben ser capaces de soportar temperaturas muy altas. En segundo lugar encontramos los termómetros de mercurio que solemos tener en casa, estos son utilizados para medir la fiebre.

 

Ahora que sabes con certeza qué es un termómetro y para qué sirve este instrumento, podemos pasar a enseñarte cómo hacer un termómetro casero en pasos muy sencillos.

 

Cómo Hacer Un Termómetro Casero

 


Lo primero para hacer termómetro casero es como no podía ser de otra manera los materiales a utilizar.

 

Materiales a utilizar

 

Los materiales que necesitarás para aprender cómo hacer un termómetro casero son muy sencillos, quizá no tengas ni que gastar dinero comprando alguno de ellos ya que la mayoría son reciclados o tan básicos que podemos encontrarlos de forma sencilla en nuestro hogar, los materiales a utilizar son:

 

  1. Una botella plástica transparente, preferiblemente de refresco ya que estas son mucho más resistentes que las de agua.
  2. Una pajita o popote, lo mejor es que este también sea transparente o en un color suficientemente claro para ver a través de él.
  3. Un instrumento con el que se pueda hacer un pequeño agujero a la tapa de la botella plástica.
  4. Un trozo de plastilina o masilla.
  5. Colorante de alimentos para colorear el agua. En caso de no tener colorante de alimentos, también puedes usar rotuladores o plumones.
  6. Un bol con agua fría, lo mejor es introducirle unos cuantos cubitos de hielo.
  7. Un bol con agua caliente pero que no queme.

 

Estos son los materiales que te ayudarán a aprender cómo hacer un termómetro casero, como puedes ver son bastante sencillos y tienes opciones para reemplazarlos sencillamente si no posees alguno.

 

Procedimiento A Seguir

 

La forma exacta de cómo hacer un termómetro casero es muy sencilla también, pero si es un niño quien necesita realizar el experimento, siempre debe contar con la supervisión de un adulto ya que podría causarse daño con alguno de los pasos a seguir. Cada uno de los pasos debe seguirse al pie de la letra para conseguir un buen resultado.

 

  1. Hacer un pequeño agujero en la tapa de la botella, este debe ser suficientemente grande para que quepa la pajilla o popote, pero que no quede demasiado holgado o flojo.
  2. Preparar agua como para llenar un tercio de la botella y agregarle el colorante o pintarla utilizando los rotuladores.
  3. Introducir la pajilla o popote a través de la tapa para que quede dentro del agua, es muy importante que este no toque el fondo de la botella.
  4. Tapar bien la botella colocando la plastilina o masilla alrededor de la tapa para sellar correctamente los huecos que puedan quedar entre la tapa y la pajilla o popote.
  5. Sin hacer mucha presión, colocar las manos en la parte superior de la botella para que el agua suba por la pajilla o popote, si esto no sucede, deberás revisar la plastilina o masilla que hay sobre la tapa y volverla a colocar.

 

Estos son los pasos de cómo hacer un termómetro casero, como puedes ver es un procedimiento bastante sencillo pero con el que lograrás divertirte con los niños y pasar un rato diferente en una actividad educativa.

 

Pon A Prueba El Termómetro Casero

 

De nada vale que aprendas cómo hacer un termómetro casero si no lo pruebas para confirmar que funciona, para poner a prueba el termómetro, necesitarás el bol con agua fría y también el que contiene el agua caliente, una vez tengas estos a mano, deberás proceder de la siguiente manera:

 

  1. Coloca el termómetro con cuidado en el bol con agua caliente primero, el agua de dentro de la botella comenzará a ascender, inclusive en algunos casos esta puede llegar a salir al exterior como si se tratase de una fuente.
  2. Por último, deberás colocar la botella en el agua fría, el agua que se encuentra dentro de la pajita comenzará a descender lentamente.

 

Como puedes observar es muy sencillo el procedimiento de cómo hacer un termómetro casero, mientras más caliente esté el agua del primer bol, más posibilidades hay de que el agua brote a la superficie a través de la pajilla o popote, así que esta será en definitiva una actividad en la que podrás divertirte mucho junto a los niños.

 

Ahora si alguien te pregunta si sabes cómo hacer un termómetro casero, podrás afirmar con total propiedad que sí e incluso ayudarle a alguien más y seguir divirtiéndote cada vez que se presente esta oportunidad.